Dehesa el Madero

Aprende a distinguir los distintos tipos de cerdos ibéricos

¿Alguien no conoce todavía el cerdo ibérico o puerco, gocho, cochino o marrano?
Como quiera que se llame, el cerdo es un animal aprovechable y sabroso de cabo a rabo.
Sus diferentes carnes admiten una variedad culinaria en su preparación como pocas otras especies. Aquí hemos sabido sacarle el máximo partido a este generoso animal, al que agradecemos que un día se cruzara en nuestro camino.
Los diferentes productos que podemos encontrar dependiendo de la raza de cerdo Ibérico son:
• Ibérico de Bellota: es el jamón de mayor calidad de todos. El animal ha sido criado en la dehesa a base de pastos frescos y bellotas hasta su sacrificio. Debe tener una curación mínima de 24 meses pudiendo llegar a 48 dependiendo del tamaño de la pieza.
• Ibérico de Recebo: la escasez de bellota en la Península Ibérica ha provocado que muchos criadores hayan optado por otro tipo de fórmulas para alimentar a dichos animales. Jamón de Recebo es aquel que se extrae del cerdo que no ha culminado su alimentación y engorde en la dehesa o montanera. Se les termina alimentando con leguminosos, cereales y pastos naturales.
• Ibérico de Cebo: este tipo de cerdo ha sido alimentado con piensos de cereales y leguminosas en un cebadero. El engorde de este tipo de cerdo al no hacer ejercicio es más rápido.